COMO CALCULAR EL FPS CORRECTO PARA CADA PERSONA



Hemos hablado muchas veces de lo importante que es la protección solar diaria en cualquier época del año. Pero hasta que el sol no empieza a calentar, mucha gente se olvida de los protectores solares, o solo los utilizan cuando van a la playa o a la montaña, sin tener en cuenta que los daños de la radiación solar no hacen excepciones ni distinciones de lugares.

El SPF de una crema de protección solar es la relación entre el tiempo que puede permanecer la piel al sol sin quemadura con y sin protección (si una persona puede permanecer el primer día de exposición 10 minutos bajo el

sol sin quemarse, la elección de un fotoprotector FPS 25 le proporcionaría una protección 25 veces superior en situaciones ideales). 

Según el FPS, diferenciamos distintos niveles de protección:

FPS                   PROTECCIÓN

6 – 10                Baja

15 – 25             Media

30 – 50             Alta

50+                     Muy alta (equivalente a FPS>60)

Para elegir adecuadamente el SPF que necesita una persona, hay que tener en cuenta dos factores: el fototipo y el Índice UV.


FOTOTIPO

Es la capacidad natural de una piel de adaptación al sol. Existen seis fototipos diferentes, y cuanto más oscura es la piel, se puede obtener un

mayor nivel de resistencia bajo el sol sin quemarse.

Fototipo:  Tipo de piel Reacción a la exposición solar

1. Piel muy clara. Ojos azules. Pecas. Casi albinos. No se broncean casi nunca. Se queman con extremada facilidad.

2 .Piel clara. Ojos azules o claros. Pelo rubio claro u oscuro. Se broncean con dificultad y se suelen quemar muy fácilmente.

3. Piel blanca (caucasiana). Ojos y pelo castaño. Se queman ocasionalmente y se broncean con relativa facilidad.

4. Piel morena o amarilla. Cabello Castaño claro u oscuro. Ojos oscuros. Raras veces se queman y se broncean fácilmente.

5. Cabello castaño oscuro o negro. Ojos oscuros. Piel oscura amarronada. Se broncean casi siempre y casi nunca se queman.

6. Piel marrón oscura o negra. Cabello y ojos oscuros. No se suelen quemar pero sí pueden broncearse aunque sea más difícil de percibir.

Si no tienes muy claro en qué fototipos incluirte, lo mejor es decantarte por el más claro, así siempre llevarás la protección solar mínima necesaria.

En Farmacia Ensanche de Vallecas tenemos pacientes de todos los fototipos y nos encantaría concienciar a todos de lo importante que es protegerse del sol más allá del color de nuestra piel.


INDICE UV

Representa una estimación del promedio de la radiación ultravioleta (UV) solar máxima en la superficie de la tierra. Aunque la intensidad de esta radiación va variando a lo largo del día, el valor más alto se alcanza en ausencia de nubes y al mediodía.

Cuanto más alto es el índice UV, más alta será la probabilidad de que la exposición al sol sea perjudicial para la piel y para los ojos, y menor el tiempo que tardará en provocarse el daño.

En muchos países cercanos al Ecuador, el índice UV puede llegar a 20 durante el verano. En Europa, suele mantenerse por debajo de 8, aunque en las playas suele aumentar.

La mejor forma de conocer el Índice UV es consultarlo en la web de la AEMET.

Para conocer el factor de protección necesario, deberemos conocer por tanto nuestro fototipo y el índice UV del lugar y el momento en el que nos encontramos.

Si se trata de una persona alérgica, con intolerancia al sol, o un niño, se recomienda sumar 5 puntos como margen de seguridad.

Para fototipos 4-6 no es necesario multiplicar el índice UV por ningún factor.